Generación Z

Cómo la ‘Z’ va a cambiar el mundo.

By noviembre 26, 2019 diciembre 15th, 2019 One Comment

Los miembros más mayores de la llamada ‘generación Z’ están a punto de entrar en el mundo laboral. Este hecho ha suscitado en los mercados y en la sociedad una inquietud creciente por conocer cómo son, qué les interesa y cómo consumen los nativos digitales. En contraste con sus predecesores, los ‘millennials‘, los nacidos después del 1998 llegan dispuestos a crear ellos mismos las oportunidades que la generación anterior no ha encontrado en el mercado actual. La voluntad de desarrollar espacios que cumplan con sus estándares viene de la mano del pragmatismo que les caracteriza y les convierte tal vez en los mayores representantes del movimiento ‘hazlo tu mismo’.

Haber nacido durante una etapa de recesión económica les ha inducido a mantener una visión pesimista del futuro. Esta condición les ha llevado a entender el éxito no en función del factor económico, sino del prestigio social. De esta manera, la notoriedad se ha acabado convirtiendo en el principal motor de toda la generación, tanto en el ámbito personal y social, como en el laboral. Las nuevas tecnologías y el mundo digital sirven de plataforma para elevar al máximo exponente esta necesidad de reconocimiento a golpe de ‘likes‘, comentarios y ‘shares’. Pero, ¿y el ‘do’? Si los ‘millennials’ hemos deseado el cambio durante nuestro corto reinado, los ‘centennials’ lo están llevando a cabo. Ésta es una generación implicada en causas y comprometida con sus valores. Se están haciendo escuchar tanto en el entorno ‘on line’ como en el ‘off line’. En las redes sociales, funcionan como una unidad de batalla capaz de encumbrar o hundir hasta a la más grande de las soberanas, ya sea de la verdadera realeza o del ‘star system’ mediático.

Las corporaciones del sector tecnológico tienden a desarrollar robots antropomórficos bajo la premisa de que ver una cara en el aparato nos acercará a él por un sentimiento de supuesta empatía generado por las neuronas espejo. Lo que parece no estar tan claro es que esta sea una norma que se cumpla para los ‘centennials’, quienes, pese a ser imparables como conjunto, lo tiñen todo con un cariz individualista. Son producto de la hiperconectividad, para bien y para mal. Es por eso que sus habilidades sociales se desarrollan primordialmente a través de la pantalla y junto a un teclado, y no con base en las interacciones presenciales. Dicho de otro modo: se sienten más cómodos escribiendo que hablando.

La generación más heterogénea

Los bajos índices de natalidad apuntan a que ésta será la generación menos numerosa, formada en su mayoría por hijos únicos. Sus padres, los ‘X’ y los ‘millennials’, acostumbran a tener no más de uno o dos hijos. Pero incluso siendo la generación más pequeña, es la más heterogénea en todos los aspectos: raza, rol de génerosexualidad, nacionalismo, ideología o incluso fe. Juegan y experimentan saltando de un lado a otro en el abanico de posibilidades, pasando por toda la escala de grises entre el blanco y el negro y sin acabar de decidirse por uno u otro, algo que, para sus mayores, es impensable. Los ‘millennials’ vivimos en la continua ansiedad por definir, a nosotros y a los demás, para poder tomar decisiones de futuro.

El mundo líquido de Zygmunt Bauman ve su mayor representante en estos jóvenes sin etiquetas cuyo nivel de tolerancia supera cualquier expectativa. Podríamos decir que el hecho de no rechazar ninguna realidad diferente a la que ellos viven o con la que ellos se identifican en cada momento les permite autodefinirse bajo diferentes adscripciones a lo largo de su todavía corta vida, sin necesidad de caer en la hipocresía. Esta apertura probablemente llevará a una gran regeneración en todos los ámbitos.

En cualquier caso, pese a que el contexto en el que nacemos afecta indudablemente de manera colectiva a los rasgos definitorios de toda una generación, las etiquetas que nos colocan por el hecho de haber nacido en uno u otro año no siempre son válidas. Esto se convierte en una premisa todavía más plausible cuando hablamos de los ‘centennials’. Siendo la generación más diversa, consigue hacer salir a la superficie una realidad que lamentablemente no ha cambiado tanto entre generaciones, y es que lo que realmente define la diferencia entre individuos continúa siendo la raza, la clase social y el género.

Ir al blog original: El Periódico

One Comment

Leave a Reply