“Emprendiendo el cambio”

 

Que vivimos en una situación de incertidumbre no le sorprende a nadie. Y eso se demuestra en los datos. La mitad del emprendimiento que se lleva a cabo en España es promovida por estudiantes universitarios. No es casualidad que en momentos de inestabilidad decidamos lanzarnos y ser nuestro propio jefe. Con una tasa de desempleo juvenil tan alta y una precariedad laboral que ya prácticamente no le sorprende a nadie, la mayoría de los jóvenes españoles optan por la fuga de cerebros o por emprender. 

Como consecuencia, los llamados; “hijos de la crisis” del 2008, los que vieron como la vida laboral que sus padres les explicaban se desvanecía, donde sus referentes (primos y hermanos mayores) trabajaban con unas condiciones peores. Finalmente acaban por  no confiar en ser empleados, sino que optan por la valentía de ser empleadores. 

Hablamos de valentía. Valentía porque para creer en ti mismo y tu proyecto se necesita una dosis altísima de confianza, sobre todo si tenemos en cuenta que la media de edad se encuentra en los 23 años. Algo muy grande está sucediendo si el 52% del emprendimiento es impulsado por los más jóvenes. Viendo el vaso medio lleno y entendiendo que los problemas son oportunidades ese es el espíritu de todos los emprendedores. Pero más aún si tenemos en cuenta que el 87% tienen impacto social. 

La generación Z, los hijos de la crisis, la adolescencia privada por la pandemia, la generación sin pensión, “los que tendrán que salvar el planeta”, la de “donde decido gastar un € tiene más impacto que mi voto”, la primera generación desde la guerra que va a tener una peor vida y menos oportunidades que sus padres y así podríamos seguir eternamente. Pero hemos decidido ver el vaso medio lleno.

También somos la generación de las redes sociales, y gracias redes sociales. Aunque muy criticadas, no podemos obviar que gran parte del emprendimiento juvenil de este país se debe a la influencia que ha tenido en nuestras vidas. Los verdaderos nativos digitales, los Z hemos tenido la oportunidad de dar voz a nuestras ideas con una facilidad inmensa. Hemos sido la primera generación que teníamos algo que enseñar a nuestros padres. Gracias al fácil acceso a la información nos hemos cambiado el paradigma educativo, y cada vez más entendemos que ser autodidactas forma parte de nuestro método de aprendizaje. 

¿Cuántas veces hemos escuchado que no conocemos la gran mayoría de empleos que van a existir en el futuro? ¿Entonces? ¿Cuántas veces nos hemos planteado verdaderamente si nos estábamos preparando para ese futuro? 

Necesitamos un cambio, un cambio que cada día parece más fácil que suceda. Un cambio impulsado por la acción individual, por todos esos emprendedores que deciden asumir con valentía el presente, pero que son los que nos acercan a entender el futuro. Un cambio que se debería aplicar al sistema educativo. ¿Si no conocemos en que empleos nos desarrollaremos en el futuro, porque seguimos educando bajo el paradigma industrial?

¿Por qué sabiendo que no sabemos, no nos esforzamos más por aprender y prepararnos? 

¿Por qué no integramos más el método autodidacta en nuestro sistema, porque no dejamos de generar tanta teoría y nos centramos en aprender según las necesidades del entorno?

Aunque algunos puedan discrepar, des de mi punto de vista el emprendimiento debería ser una lección para todos. Y porque no, también la respuesta todas las preguntas. Ya que es la valiente decisión de no esperar a que ocurran cosas, sino de asegurarnos de que sucedan. Y por suerte parece que muchos otros piensan como yo y lo seguirán haciendo.

Leave a Reply

Contacto.

Carrer Pallars 73, Poblenou, 08018

T: 609 966 596
E: info@buzzinn.es